jueves, 9 de enero de 2014

Urbanización durante la dictadura de Trujillo

17:46

A partir de la segunda mitad de los años 30 comenzó a verse en el país un desarrollo poblacional, principalmente en santo domingo. Se construyó carreteras en las regiones sur y este, contribuyo a unir los mercados y estimulo las migraciones hacia la urbe capitalina.En la arquitectura, quiso encontrar nuevos símbolos nacionales y en el estilo arquitectónico del edificio sedes del partido dominicano pretendió encontrar el símbolo de la dominicanidad.En la capital fue donde mayores edificaciones monumentales se realizaron y, fue a partir de entonces cuando se hizo incuestionable su lugar privilegiado. Sin embargo, esta nueva situación no estaba determinada solamente por la condición de ser el centro fundamental de reproducción de la riqueza, como lo fue la ciudad burguesa, sino por su papel de centro de las decisiones políticas de una forma de dominio y de las actividades empresariales particulares del tirano.

 La dictadura de Trujillo logró avances espectaculares en algunos aspectos, destacándose la industria alimenticia. Pasamos de ser un país importador a uno exportador. Por otra parte hubo un sostenido aumento de la producción industrial y agropecuaria. El sostenido incremento de la producción sirvió de base para el desarrollo de una política de realizaciones materiales, a través del control político centralizado, en la que el incremento del ritmo de crecimiento poblacional durante el referido periodo.

 A pesar del incremento de la producción agropecuaria en la zona rural, la situación de la población no mejoró, debido a diversos factores como los bajos salarios, la constante expropiación de las tierras, entre otras. Estos obstáculos impedían a la población rural las posibilidades de consumo.La dictadura no logró evitar las graves distorsiones en la distribución espacial y poblacional del país, expresadas en las desigualdades regionales y en la concentración de la población en dos polos fundamentales: La capital y Santiago.

Se considera relativamente normal que las capitales mundiales aumenten su crecimiento poblacional y estructural más rápido que el resto del país en el que se encuentran. Independientemente de esto, aquí en la República Dominicana, los cambios en la población dominicana se vieron después que comenzó el régimen trujillista que marcó el país significativamente.

Entre 1935 y 1960 la población de la capital dominicana creció a una tasa promedio de 6.8% contra un 3.23% del resto del país. Durante este periodo de tiempo, Trujillo decidió marcar la capital como su fortaleza de poder con la creación de símbolos, la construcción de su imagen a través de monumentos y otras estructuras que representaban su dominio absoluto sobre el territorio. Para 1960, ya 12% de la población se encontraba concentrada en la capital debido a los beneficios y las oportunidades de trabajo y mejor calidad de vida que se encontraban allí.

En muchos sentidos, el crecimiento de la urbe estuvo asociado al poder trujillista. Para 1950, aumentaron las migraciones internas y externas al Distrito Nacional debido a los avances industriales y económicos que sufrió la capital y al despojo de la población campesina en la zona del área azucarera. Era técnicamente imposible que gran parte de la población no se concentrara en el Distrito Nacional porque la mayoría de las actividades económicas básicas urbanas se desarrollaban allí, pero esto trajo como consecuencia una desigualdad en la distribución de recursos y en la calidad de vida de la población dominicana.Durante el régimen del tirano, se declararon ciertas comunidades rurales como urbanas. Esta acción además de otorgar un valor simbólico, también aumentaba la renta diferencial y absoluta de dicho territorio. Los servicios mejoraron y los profesionales daban abasto para los grupos dominantes.Por esto podemos decir que el siglo XX fue testigo de un acelerado proceso de urbanización en la República Dominicana. Las principales ciudades que se beneficiaron de tal desarrollo y del deseo de Trujillo de marcar su poder fueron la ciudad de Santo Domingo y la ciudad de Santiago en menor medida. A pesar de las diferencias en la distribución de riquezas, las demás provincias también crecieron si hablamos en término de su población.

El proceso de urbanización en República Dominicana, al igual que en otros países de Latinoamérica, empezó en la década de los 1930, a través de, proceso de industrialización por importaciones, con el objetivo de lograr cierta autosuficiencia en el mercado. Igualmente, el crecimiento poblacional y la expansión capitalista fueron factores que propiciaron el crecimiento. A diferencia de en otros países, no obstante, al Trujillo y sus allegados, incluyendo una pequeña burguesía pasaron a ser la cabeza absolutista, este resultó el factor dominante en cuanto a la producción agropecuaria, industrial y comercial.

Escrito por

Somos un grupo que nos enfocamos en la investigación perenne de los orígenes de la geografía en el espacio y tiempo. Más las incidencia de esta en diferente áreas mundiales, especialmente República Dominica y el continente Americano.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

© 2013 Geo360s . All rights resevered. Designed by Templateism

Back To Top